Archivo para Logopedia

¿Qué pasa entre Filología y Logopedoa?: Resolución

Posted in Investigación, Lecturas recomendadas with tags , , on 28 junio 2010 by airamel

¿Qué pasa? Muchas cosas, entre ellas, de las que os he hablado hasta el momento. Todas tienen su punto de anclaje en ambas disciplinas. Si yo encontré mi lazo de unión a la Logopedia dentro de Filología gracias a Corrientes de la Linguística Contemporánea, la UGR parece haberlo encontrado a la Filología a través de la Linguística Clínica. Es una asignatura que va a formar parte del nuevo programa de Grado de Logopedia, la cual cubre la aplicación de la linguística al campo de las patologías del lenguaje. Y que nosotros, como futuros diplomados,  deberemos aprobar en el curso puente para obtener el Grado. Pero esto será dentro de dos o tres años como mucho, según nos informó el rector de nuestra universidad en una de las reuniones a cerca de las nuevas titulaciones.

Rebuscando y rebuscando encontré un maravilloso libro que da con las claves, o al menos con parte de ellas, a nuestra principal pregunta. El libro se titula Linguística Clínica y Logopedia de la editora Elena Grarayzábal. Echarle un vistazo todos aquellos a los que os interesa el tema. Desde luego, no se puede entender un trastorno comunicativo, del lenguaje o del habla sin echar mano de la Linguística. De hecho, son cosas que no se pueden separar, al igual que no se puede separar la enfermedad de la Medicina. Gracias a linguistas y logopedas se han estudiado trastornos del lenguaje, sobre todo, implicados en afasias y demencias, con el fin de mejorar la calidad de vida de áquellos que las padecen. Y esto es lo único que realmente tiene importancia, esto es la solución a nuestras dudas: dar voz a los que ya no pueden expresarse.

Anuncios

Un Teatro para Comunicar II (Intervención en trastornos comunicativos a través de la dramatización)

Posted in Investigación, Teatro y Comunicación with tags , , on 27 junio 2010 by airamel

Desde hace algunos años hasta ahora han venido desarrollándose unas terapias alternativas a las que seguían metodología más clásica, como es el caso de la risoterapia – médicos clown, aplicadas a distintos ámbitos aunque principalmente al clínico.

Ahora le ha tocado el turno a lo que se denomina (no muy acertadamente bajo mi criterio): teatroterapia. Es decir, el uso de los juegos teatrales y de las herramientas terapéuticas (psicológicas o, en nuestro caso como futuros logopedas, logopédicas) para promover un cambio en las conductas y un crecimiento para la educación y la resolución de problemas vitales.

Esta novedosa tendencia es una gran herramienta, no sólo en intervenciones clínicas, sino también en educativas y sociales:

–          Educativo: escuelas de todas las etapas de la enseñanza, educación ordinaria y especial.

–          Salud mental

–          Centros de salud

–          Prevención en comunidades o grupos en riesgo de exclusión social

–          Geriatría

–          Oncología

–          Centros penitenciarios

La teatroterapia es una disciplina que desarrolla modelos de intervención psicoterapéutica con el apoyo de técnicas artísticas teatrales.

Sus objetivos son ayudar a las personas a resolver las situaciones de conflicto y de riesgo y los problemas personales. Y en nuestro caso, a los problemas comunicativos constituidos o no en patología. El juego de papeles permite crear un espacio en el que potencialmente se canalizan las ansiedades causadas por las situaciones vividas, se elaboran los conflictos internos y se ensayan alternativas para promover cambios significativos. Lo que importa no es el producto artístico sino el proceso. En el acto de crear reside el poder transformador.

Su aplicación puede darse grupal o individualmente. Y en ella se integran múltiples disciplinas artísticas como la interpretación, la danza, la música, la escritura o las artes plásticas.

Abre canales de expresión y comunicación, desarrolla habilidades sociales, aumenta las capacidades cognitivas, favorece la creatividad y la gestión de las emociones saludables, previene y facilita el tratamiento de trastornos, estimula el aprendizaje y ayuda a resolver situaciones de peligro, riesgo y conflicto.

En la vejez: decimos las cosas muy claras

Posted in Cultura que denuncia, Investigación with tags , , on 27 junio 2010 by airamel

Cuando hablamos de demencia nos referimos a un término genérico que describe un problema de salud cuyo órgano diana es el cerebro, que, de forma progresiva y crónica, provoca la disminución global de las funciones cognitivas y funcionalmente incapacita a la persona. Estos cambios se acompañan habitualmente de alteraciones en el carácter, conducta y personalidad. Su consecuencia inmediata es la de irrumpir y alterar la vida social, laboral y cotidiana de la persona e interferir en las relaciones con su entorno próximo.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es la forma más habitual de demencia en los adultos. Aunque esta forma de demencia se expresa más frecuentemente a partir de los 80 años, puede presentarse en personas con edades comprendidas entre los 65 y 75 años y, excepcionalmente, en adultos jóvenes a partir de los 50 años. Se la considera una demencia neurodegenerativa primaria, actualmente irreversible y progresiva. Su origen no es atribuible a una sola causa, sino que en ella concurren múltiples factores de riesgo que interactúan, siendo la edad el más peligroso.

Los rasgos clínicos de la EA se centran en tres grandes ámbitos: alteraciones cognitivas como la memoria y el lenguaje, entre otras capacidades mentales; alteraciones funcionales necesarias en la vida diaria, que representa la pérdida progresiva de independencia; y alteraciones psicológicas y del comportamiento, como ansiedad, depresión, alucinaciones, agresividad… Estas manifestaciones se presentan de manera variable, dependiendo de la fase evolutiva de la enfermedad y de múltiples factores, tales como el nivel educativo, el sexo, la profesión, los intereses personales, la personalidad previa a la enfermedad, etc.

Como futuros logopedas la EA nos abre otra puerta a la intervención, esta vez en el último ciclo de la vida: la vejez. Quizás esta etapa sea la más desconocida en nuestro ámbito profesional, pero sin duda alguna es uno de los retos más importantes y que no debemos olvidar.

Nuestra sociedad envejece a pasos agigantados y es un deber dar la voz a nuestros mayores.

Capicúa, primer premio de cortometrajes de Notodofilmfest: un homenaje a la tercera edad.

¿Qué pasa entre filología y logopedia?

Posted in Investigación with tags , , on 22 octubre 2009 by airamel

Cuando los lingüistas especializados en alteraciones del lenguaje recurren a bibliografía relativa a este tema, se encuentran con el sorprendente descubrimiento de que no hay apenas nada concreto acerca del tema descrito desde la propia lingüística. Efectivamente, nos encontramos con descripciones que nos adentran más bien en el campo de la terapia del lenguaje (logopedia) o nos remiten a la Psicología del Lenguaje con datos exhaustivos de la adquisición y mecanismos internos de producción y comprensión de mensajes, cuando no nos encontramos referencias detalladas del lenguaje de pacientes con lesiones cerebrales (afasias). Evidentemente, todas estas descripciones son importantes para el lingüista interesado por los aspectos clínicos del lenguaje, pero ¿dónde empieza una disciplina y acaba la otra? ¿Hasta qué punto la lingüística clínica puede concebirse como una disciplina autónoma? ¿Cómo puede contribuir la lingüística en la Psicolingüística y la Neurolingüística?

Y lo que nos interesa a nosotros, ¿cómo pueden trabajar juntos un lingüista y un logopeda en el bien del lenguaje humano?